EL SALVADOR

EL SALVADOR
Plaza Vázquez de Molina

jueves, 12 de septiembre de 2019

PREMIO DE POESÍA PEPA CANTARERO

El próximo día 12 de octubre recibiré el premio nacional de poesía 
PEPA CANTARERO 
(tercera vez que lo gano) en la localidad de Baños de la Encina con mi poemario 
"ALGUNOS DÍAS DE DICIEMBRE"

El premio conlleva 500 euros, cena literaria, hotel y visita guiada al castillo y demás atractivos del pueblo, así como publicación del poemario.


III CERTAMEN DE POESÍA "CECILIO FERNÁNDEZ TESTÓN"

Mi soneto "DE UN PADRE SOBRIO A UN HIJO EBRIO" ha resultado ganador (1800 euros más de fin de semana para dos personas a gastos pagados) del certamen organizado por el Ayuntamiento de Peñamellera Baja 
"III Certamen de Poesía "Cecilio Fernández Testón"
Esta mañana, en el Ayuntamiento de Peñamellera Baja se reunía el jurado del Certamen Internacional de Poesía Cecilio Fernández Testón para fallar el premio correspondiente a su tercera edición. En total fueron 214 los sonetos recibidos, de los que la inmensa mayoría, 212, entraron a concurso.
Tras leerlos y analizarlos, el jurado acordó por unanimidad conceder el primer premio al jienense Esteban Torres Sagra, un funcionario de carrera residente en la localidad de Úbeda  que cuenta con más de una centena de premios literarios en poesía, relato y microrrelato. El soneto ganador, el que se llevará los 1.800 euros con los que está dotado el premio, además de una figura de bronce representativa del certamen, se titula ‘De un padre sobrio a un hijo ebrio’.
El segundo y tercer premio, dotados con un diploma honorífico y placa conmemorativa, se marchan para Albacete y México respectivamente. Los autores son el manchego Manuel Terrín Benavides (Estampa Profunda) y el mexicano de Michoacán, Luis Girarte Martínez (El viajero).
Los premios se entregarán a lo largo del mes de octubre. El jurado estuvo presidido por el alcalde de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández y contó con la participación de Francisco Alvarez Velasco, Aurelio González Ovies, Antonia Alvarez Alvarez y Regino Mateo Pardo. Como secretario actuó el técnico municipal Juan Enrique Rugarcía Corral.
Imagen: Con Antonia Álvarez Álvarez, Aurelio González Ovies y Regino Mateo, miembros del jurado, ante el óleo "Pan" de Cecilio Testón en el salón de actos del ayuntamiento de Peñamellera Baja

DE UN PADRE SOBRIO A UN HIJO EBRIO

Vas y vienes gastando carretera,
a horcajadas de todas las auroras.
Despótico jinete de las horas
cabalgas con el mundo por montera.

Estatua de alabastro, a tu manera,
a los míticos griegos conmemoras:
conquistas, avasallas, enamoras...
pero te olvidas siempre quién te espera.

Y no malgastarías mucho en eso...
digo: en mandar un selfie con un beso,
un watsapp, un mensaje, una perdida.

Casi nunca te acuerdas de avisarnos
y esa costumbre tuya de ignorarnos
a tu madre le cuesta media vida.

Esteban Torres Sagra.

viernes, 9 de agosto de 2019

ACCÉSIT DEL FRAY LUIS DE LEÓN

Fallo del jurado XXIX Premios de Poesía 

                    Fray Luis de León



XXIX PREMIO DE POESIA FRAY LUIS DE LEÓN

El Jurado está compuesto por:
PRESIDENTA:
D ª. Ana Isabel Zurdo Manso, Alcaldesa-Presidente del Excmo. Ayuntamiento de Madrigal de las Altas Torres.
VOCALES:
D. Luis Garcinuño González, Filólogo.
D. José María Muñoz Quirós, Poeta.
D. Fernando Romera Galán, Profesor de la UCA y Poeta.
Dª Carmen Vanesa Álvarez Rosa, Profesora del Departamento de Lengua Española de la Universidad de Salamanca.
SECRETARIA:
Dª Manuela Doyágüez Buitrago, Funcionaria del Excmo. Ayuntamiento de Madrigal de las Altas Torres.

PREMIADOS

1er Premio: “DESPOJOS” de Fulgencio Antonio López Agüera, Cartagena (Murcia)

2º Premio: “ATARDECER” de Mª Soledad Barguilla Abejón, Vitoria-Gasteiz
 MENCIONES DE HONOR

1ª Mención: “MECHAS Y RASTAS” de José Luis de Castro Diez, Venta de Baños (Palencia)


    
2ª Mención: "MADRIGAL DEL AMOR INCESANTE” de Álvaro Adrían Perdigón Delgado, Caracas (Venezuela) y residente en Murcia
3ª Mención: “ORGANIGRAMA DE LUEGO” de Esteban Torres Sagra, Úbeda (Jaén)
4ª Mención: “PORQUE TE QUIERO ASÍ, PORQUE TE QUIERO” de Manuel Ramón Moya Bascuñana, Orihuela (Alicante)


viernes, 10 de mayo de 2019

PRIMER ACCÉSIT DE RELATO EN CÓRDOBA

El relato de mi autoría "PACA, LA MUDA" resultó premiado con el PRIMER ACCÉSIT en el certamen organizado por LA CASA DE JAÉN EN CÓRDOBA. 

A pesar de que el fallo se produjo en noviembre de 2018, ha sido el 10 de mayo de 2019 cuando se ha celebrado el acto de entrega de premios.

El primer premio ha sido para "LÁGRIMAS DE PLATA" de José Ignacio Tamayo Pérez y el segundo accésit para "AQUELLA VISITA A LA CATEDRAL" de Francisco Vaquerizo Moreno.
Un placer haber conocido a José Ignacio y a su esposa.
Paca, La Muda.

Paca está entre los sesenta y los setenta años, en esa edad en la que los achaques pesan tanto como los recuerdos y no sabe uno si está para dar o para pedir asistencia, para pedir o para dar consejos, según los días y el tiempo, principalmente. 
Paca no existe, pero está entre nosotros. Nadie la conoce, pero todos nos hemos cruzado con ella en algún velatorio o en alguna verbena.
Se ha muerto Cosme hace un rato y la vela del cuerpo se ha dispuesto en la misma casa, como viene siendo tradicional en todos los pueblos jiennenses desde tiempos inmemoriales, y en los que, poco a poco, se van imponiendo los tanatorios, más cómodos y con mejores servicios, pero con una asepsia que raya el proceso industrial. Paca es espontánea y muy dicharachera, una cocinera excelente y una aficionada sin parangón a mover la lengua, por lo que en el pueblo es conocida con el apodo de La Muda, pues ya se sabe que la ironía en el bautizo de los alias es moneda común en el imaginario castizo. Y la sabiduría popular es muy certera a la hora de tildar a alguien con un mote:
- No preocuparse, Ernestina, que la nena y yo hemos dispuesto un calderillo a cocer caldo con unos huesos del jamón sin apurar y dos caramanchones de las gallina vieja, de las mías, que ya no ponían las mu putas y he dicho yo pa mí: “pos las sacrifico y pa hacer sopa” sin saber yo que este duelo estaba escrito tan cercano, en mi mismica puerta, ¡válgame el Señor!  en cuanto sos apetezca lo decís y la servimos en la cocinilla, que el consomé consuela el estrago de los cuerpos, si lo sabré yo… y después unos bisteses de pechuga a la plancha y unas almóndigas de pollo revueltas con jabalín- Paca siempre dice “jabalín” por más que la corrijas - recién muerto, mejorando lo presente, y de postre unas natillas de flanín y galletas caseras y una jícara de leche tibia con unos borrachuelos, que la noche es mu larga y las penas con pan son menos penas, con perdón, que yo sé que lo sentís mucho... 
Los dolientes sos vais turnando y así no se queda solo, el probe, con lo bueno que ha sío patoel mundo... Se van los mejores...¡Qué lástima más grande, Señor! ¡qué lastimica más grande! - Paca se saca un pañuelo de la bocamanga de la rebeca y con el pico se hurga el lacrimal, como un zahorí, buscando agua sin conseguirlo - Lo que yo digo, que si sos acostáis un rato tampoco pasa na, si lo que teníais que hacer por el defunto ya lo hicisteis con creces estos últimos meses. En fin, ¡qué poca cosa semos! ¡hay que ver, tanto trajín pa na¡pa na!pa terminar tos, ricos y probes, tuertos y derechos, güenos y malos, en el Corral de los Quietos! ¡Ayyy! 
            Tras una pausa de apenas diez segundos, Paca prosigue su charla con la viuda:
-¡Vaya caja más elegantona, hija, se nota que os habéis esmerao!, ¿o es que la paga Santa Lucía..? Es de pino bueno, ¿eh?... Tú, si no quieres pechuga que es más seca pala trágala, pos yo te traigo un plato de arroz cardoso de mediodía, que me ha salío que resucita a un muerto, con perdón... ¿No ves? si  sabía que me se olvidaba algo, ¡la bebía! ahora mismico mando a la nena a comprar un sifón y un cartón de vino en lo de la Rosalía... ¿Qué te estaba yo diciendo? ¡Ah, sí,! ¿Va a venir tu prima, la Engracia, al final? ¿Dónde vivía…? ¿No era en Villadolid?... Tú no te sofoques: Si no viene no se lo tengas en cuenta, y si viene le plantas dos besos en mitad de la cara y aquí paz y después gloria, que no hay que darle cuartos al pregonero y estará toel mundo al pendiente, que las discursiones entre familias hay que olvidarlas en las ocasiones señalás como ésta y el que más y el que menos tenemos lo nuestro, que “en toas las casa cuecen habas, y en la mía a calderás”, y si hay una buena herencia de por medio ya se sabe; que estuvo feo lo que hizo, pues en eso estamos, feo no, fiísimo, lo decía todo el pueblo, por eso ella va a ser siempre una desperdiciá, una sin lustre, y encima a mí me mira por encima del hombro, la mu vanidosa, desde que me la eché en cara y le canté las verdades del barquero cuando aquello... Este tabicón lo tenías que tirar y te se quedaba una salita ni más primorosa, ahí ponías tú el arcón que te dejó tu abuela, el de las asas dorás y los labraos, y allí la tarima con su mesa y su braserico y tan ricamente, aunque a las obras les tengo puesta la cruz, me dan grima los de la artesilla, y ya no es lo que valen, ¡un potosín! - ¡Sí!, Paca tiene un problema grave con las “íes” al final de la palabra - que también, es como te lo dejan to, que luego te ties que escojonar otras dos semanas pa escaporrarlo un poco... ¡Qué gentío está viniendo, hija! y eso que se ha muerto, Ave María Purísima, a una hora mu mala, después del mercaillo, y no se ha corrío la noticia, que si llega a ser por la mañana ahora mismo se había abocicao aquí más de un ciento de creaturas... Me he visto negra pa localizar al cura, porque yo, en cuanto que lo he visto sin color, amarillo como un limón, pajizo como una alpaca, a medio día me lo he olíome se ha puesto aquí -y se señala la nariz con cara de repugnancia - que no pasaba de hoy, y encima como no le teníais puesto la bombona del orsígeno, que si no os conociera, hija, cualquiera diría que estabais deseando facturarlo, ganas de que se fuese prontico; menos mal que yo sé la sangre tan noble que sos corre por las venas... y por eso le he pedío el teléfono a la nena, pero no estaba en su casa, el cura, digo, y he mandao al chiquillo de la Vicenta a que diera una restribá por las tascas y anca la Espatarrá, que está mu malica desde que le dio el paralís en las piernas y yo me creo que no va a llegar ni a cobrar la vejez, después de pagar los sellos tantos años, la probetica, que es un año más nueva que mi hermana Grabiela, figúrate... El hombre venía por la acera del horno y el zagal le ha referío mi encomienda: Que se llegase a la iglesia a por el óleo y las vestimentas para dar la extremunción, y en dos saltos ya has visto que se ha presentao con tiempo de sobra... a mi madre, bien te acuerdas, le dimos la extremunción diez veces más, aunque decía don Paulino que no hacía falta, yo me empeñé y cuando me parecía que se estaba apagando le mandaba recao... ¡Ah, cucha!, ¿no te has enterao...?, claro, tú con esto no te has enterao, no te has enterao, no te has enterao…  qué te vas a enterar tú con la que te ha caído, bastante que llevas lo tuyo, bastantico... ¡que tenemos otro intierro mañana!, lo que no sé es la hora, meses enteros sin que se muera un cristiano y mañana se nos juntan dos sipelios, el de tu marío, que Dios lo haya acogío ya en su Gloria, - Paca se santigua tres veces mirando al techo, más pendiente de descubrir alguna telaraña que de buscar al Espíritu Santo- y el de la Pepitilla, sí hija, la PepitillaLa Lenteja, la que vive, bueno, la que vivía en la Cuesta de Santa Fulgencia; resulta ser que la mujer estaba pachucha, eso sí lo sabes, con lo suyo, y de unos días a esta parte más, con los trajines de la boda de la nieta y tanta gente saliendo y entrando, que ella lo que requería era tranquilidad y las cosas a su tiempo: su sopa, su papilla, su pañal, sus pastillas... Pero morirse asín tiene mala sombra, mu mala sombra tiene morirse en un día asín: La nieta vestía de blanco camino del altar y la abuela en el coche hasta con una peina teja, que hay que tener valor para presentar semejante fantoche, ya conoces lo pintureras que son estas Lentejas y lo chabacanas, lo sin gusto... ya ves tú, por no decir lo que no se debe, pero estoy segura que se ha muerto en el viaje o antes de salir encluso, porque en la Misa no ha estao, y que no han dicho na hasta que no se ha terminao el convite por no fastidiar la cosa. Pues pa mí que la han dejao en el coche, ya de cuerpo presente, y le habrán puesto el aire acondicionao pa que aguantase unas horas con el motor en marcha sin goler y no se cociese, segura estoy como que hoy es domingo y si me equivoco que me se sequen las entrañas y mi nieto ciegue, y luego en qué se han visto pa sacar a la mujer del asiento, se ve que las coyonturas se le han quedao tiesas, agarrotás, como régidas, con rigormorten de ese, y han tenío que esfaratar la puerta del coche pa sacarla como un cuatro, mismamente como un cuatro... Si te gusta más le podemos hacer unos tostones al consomé, que eso no cuesta trabajo, mujer, que aquí estamos las vecinas pa lo que sea menester, que ya sabes que hemos sío toa la vida como familia, qué digo,  más que familia, si tu madre y la mía ya iban juntas a lavar al río y mocearon a la par y nunca ni una mala discusión, ni una pelea siquiera, ni por novios, ni por la Guerra, ni por na, cada una en un bando de la Guerra y ni por esas, y mira que motivos siempre hay... porque no te lo iba a decir, no te lo tomes a mal, Ernestina, pero mira, ya que ha relucío el tema de conversación te voy a tener las quejas... no me sentó mu bien que dijeras que mi chiquilla era floja de pernios cuando se quedó preñá, ¿a quién no le puede pasar en estos tiempos? La juventud no hace caso de naide y por más advertía que estaba se descuidió con el gañán de mi yerno y mira ahora... en fin que no merece la pena sacar rencillas y menos hoy y entre nosotras... ¡mira que nieto tengo, que es un sol, un ángel!, y eso que su padre... ¡Oye!, antes que me se orvide, me ha preguntao mi hombre que si lo vais a enterrar en el pantión que hizo tu abuelo Nicasio o en un nicho de obra, común y corriente, de los del Ayuntamiento. Te lo digo porque se acerque él y le dé una restribá antes al sitio que decidáis y se lleve unos rasillones y un par de sacos de yeso, y por si tiene que descorrer la lápida y no puede él solo, aunque Martín no creo yo que se presente sin naide en el cimenterio, con lo mariconazo que es. Mu hombre, pero mu mariconazo pa cuando hay ataúles de por medio. Si me pides parecer, yo creo que está mejor ahí, con tu familia, que después de lo que pasó el infeliz con tu madre desde que dijo de quererte, me río yo de otra romería con más santos, hay que ver la de feos que le hicieron y lo poco en consideración que lo han tenío en tu casa a este hombre desde que os casasteis, porque tú misma tampoco lo has hecho de respetar ante ellos, reconócelo, y ahora mejor asín, los dos junticos en la misma tumba por la eternidad de las eternidades, amén Jesús…           
            Paca vuelve a persignarse y acto seguido se agarra del bracete de la hija mayor del fallecido y de Ernestina, que se llama igual que su madre, y se va con ella, pasillo adentro, diciéndole: - ¡No preocuparse, Ernestina, que la nena y yo hemos dispuesto un calderillo a cocer caldo…!                   FIN

martes, 30 de abril de 2019

TERCER PREMIO DE RELATO EN MARBELLA

Me acabo de enterar por la página de 
Premios Literarios 
que mi relato 
"LA FAMILIA CAGANER" 
ha obtenido el TERCER PREMIO 
del certamen "MARBELLA ACTIVA"

sábado, 27 de abril de 2019

PRIMER PREMIO "LOS NOVIOS DEL MOJÓN" EN TEGUISE (LAS PALMAS)




Mi texto "CARTA DESDE LANZAROTE" ha sido galardonada con el primer premio del certamen de Teguise (Las Palmas) de cartas de amor y desamor "LOS NOVIOS DEL MOJÓN" .

Fallo del XIII CERTAMEN DE CARTAS DE AMOR Y DESAMOR LOS NOVIOS DEL MOJÓN 2019
Miembros del jurado:
Dña. María Moreira León, Dña. Pilar Santander Bardají, Dña. Ricardo Flores Sánchez.
El Jurado examina las 190 cartas presentadas en el plazo establecido, comprobándose que cumplen las medidas establecidas en las bases. Tras una primera ronda eliminatoria y por unanimidad se procede a descartar los 180 trabajos, quedando como cartas finalistas las 10 siguientes con numeración de registro: Confesión Nº Reg: 2019 – 009123, Alzheimer Nº Reg: 2019 -009161, Adiós Carlota Nº Reg:2019 - 009241, Carta desde Lanzarote Nº Reg:2019 - 008926, Tú Nº Reg: 2019 - 009298, Tu a Londres y yo a California Nº Reg: 2019 - 008913, La carta que nunca escrigí Nº Reg:2019 – 009131, La última carta para Ana Nº Reg:2019 - 009166, Carta par Adelina Nº Reg: 2019 – 009127, Paralelismo Nº Reg: 2019 - 009120. Finalmente se someten a votación, resultando como primer premio y segundo premio por unanimidad:
2ª Carta ganadora La última carta para Ana
Nombre.- Sonia Pérez
Adra - Almería 
La última carta para Ana
Sean
Querida Ana
Estas serían mis últimas letras. Pronto dejaré de tener voz. No quiero hacerte daño. No mereces ser una cifra de telediario.
Siempre te dije que te amé. No es así. O al menos es lo que he comprendido demasiado tarde, no para ti, para mí.
No se puede amar a quien se daña. Los moretones escondidos tras mil capas de maquillaje hicieron creer al mundo que éramos la pareja perfecta. Si tu piel hablase...
Deseo ser el hombre que acabo con su existencia por amor al ser humano, el hombre que quiso evitar una tragedia, aquel que no quise hacer de ti la víctima número 56.
Apostaste por un amor que no era tal, posiblemente la educación que recibí no fuera acertada. En casa de mis padres y la de mis abuelos era lo normal. No había de nada de extraño en que la mujer siempre callarse y recibiese gritos por parte del hombre de la casa. Hasta ahora siempre creí que esa situación era hogar. Estaba tan equivocado. Mi mentalidad siempre me traiciona, me empuja a ser más que tú, a imponer lo que yo diga y a dejarte sin opinión.
Cuántas veces te callé clavándote la mirada, no supe ver el miedo que te recorría el cuerpo, no descubrir la importancia que debías sentir por ser libre de mí.
Fuiste mi prisionera hasta el día de hoy. Volarás libre. Sin la angustia pegada a tus talones, sin mirar mientras paseas por si te sorprendo por detrás, te lo debo.
Por todos los cardenales, por las lágrimas que durante años te provoqué. Dejaras de tener miedo mientras vivas. Yo no seré más tu problema. Dejaré de ser tu maltratador, porque es lo que fui, lo que soy y lo que sería de seguir con vida. No seré tu posible asesino.
Solo deseo con esta carta saber que nunca permitirás a nadie, bajo ningún concepto, lo que yo era contigo. Tú no eres de nadie. Eres tuya.
Sin más, he de despedirme de ti y de la vida, y en esta despedida sí que existe el amor hacia tu persona.
Con amor, que nunca más te hará daño.
1ª Carta ganadora CARTA DESDE LANZAROTE
ÚBEDA (JAÉN)
025 CARTA DESDE LANZAROTE. 
QUERIDA CARIDAD:
Hola , Cari, aunque me echaste de tu vida sin darme cauce a reaccionar ni conocer las causas de tu desamor, espero que te encuentres bien cuando recibas esta carta. Acaso el desamor no necesita ningún motivo, me dirás. Cuando se acaba se acaba, y todo lo demás son argucias demasiado onerosas que no hacen sino prolongarlo en el tiempo artificiosamente, con respiración asistida, sabiendo que el final es irremediable y está escrito en nuestros ojos. Lo que pasa es que, por lógica, uno de los dos se da cuenta antes que el otro y en nuestro caso fuiste tú la pionera, siempre tan adelantada. Aunque tampoco son maneras –las formas dicen mucho de las personas- ponerme el equipaje en el dintel y arrojar por el hueco de la escalera mi ropa interior, por mucho que te urgiera mi desalojo, y lanzar por el balcón el resto de mis pertenencias, que solamente pude entrar a por mi cepillo como un último favor después de rogarte un rato. Sí, tus fuertes nunca han sido ni la educación, ni la diplomacia, ni la mesura; te lo digo como lo siento.
Con el paso de estas tres semanas me quiero poner en tu lugar y he ido difuminando mi animadversión a ti, hasta tal punto que creí necesario confesarte por escrito, sin ninguna intención subliminal, sin pretender levantar un monolito a mi ego, que yo también hace tiempo que dejé de quererte, que pasé, tal vez sin advertirlo, de la pasión ciega y descomedida de los primeros tiempos (¿te acuerdas de aquel viaje a Santander?) a la inercia de vivir compartiendo las ruindades de la vida, a pasear juntos la soledad individual por el bulevar y a tomar cerveza en silencio en las terrazas de los bares. Que fueras tú la que diese forma a la ruptura es sólo una anécdota que, desde la perspectiva de estos días, agranda tu imagen para mí y te reviste de una valentía admirable. Ya sabes que me enfadé mucho cuando tuve que recoger los discos de la acera, pues ver mis vinilos de Simon&Garfunkel y de Serrat a los pies de los transeúntes, temiendo lo peor para su integridad después de planear desde un sexto piso, me supuso un trauma innecesario entre personas civilizadas. A propósito, no te lo tomes a mal, y deja ya de buscar el Chanel número 5, el de 500 cc., que tenías casi entero, porque acabó en el W.C. cuando fingí llorar y penetré en el cuarto de baño para coger mi cepillo de dientes y la espuma de afeitar, tras anunciarme la ruptura. Llámalo reacción pueril, si quieres, o daño colateral, como yo prefiero; pero se me quedó una sensación como de pájaro que se libera y debí argüir para mis adentros que de ahora en adelante con tus posteriores conquistas, es seguro que cambiarías el pijama de la Monroe por uno de tergal. Y a tu cocker spaniel, a Cosita, tampoco lo sigas llamando por el parque… no es cierto que se me perdiera aquella mañana mientras lo distraía; mejor pregunta a Rafa, el vecino del tercero izquierda, cómo le hizo el bollo al parachoques de su BMW. Hicimos un pacto de caballeros y su seguro a todo riesgo corrió con los gastos. En fin, que muerta la rabia se acabó el perro, o viceversa (perdóname la frase, tan poco apropiada para el momento).
En absoluto te guardo rencor, imagino que lo sabes, como tributo a los tres años maravillosos que pasamos juntos, con sus altibajos y monotonías, con sus grandes momentos inolvidables y sus ratos anodinos. El balance debe ser positivo y borrar los malos recuerdos y enmarcar los buenos instantes con la plata de la nostalgia.
Y ya para terminar te deseo lo mejor en el futuro a nivel personal y en tu carrera; que encuentres a alguien que te quiera al menos como yo te quise al principio y, si lo hallas, te aconsejo que no vuelvas a ponerlo de titular en tu cuenta corriente, que por despecho, cuando el amor se acaba y te despiden tan ineducadamente, es tentador pegarse unas vacaciones a costa del otro, aquí, en Lanzarote, como yo, o en una isla del Caribe, o en el Egeo, o donde sea. Cuando hay que aplacar tanto dolor y se dispone de mucho tiempo, ante las ofertas de última hora de las agencias de viaje y sabiendo que tienes tan buena nómina, es difícil resistirse a la tentación, ya lo sabes. 
Cuídate mucho, Cari.
Un beso.


martes, 23 de abril de 2019

SEGUNDO PREMIO DE RELATO HIPERBREVE "EL SAUZAL"

Fallados los premios del VIII Concurso de Relato Hiperbreve - El Sauzal 2019
El Ayuntamiento de El Sauzal ha dado a conocer los textos ganadores del VIII Concurso de Relato Hiperbreve de El Sauzal. Con motivo del Día del Libro, el Consistorio organizó una nueva edición de este certamen, en el que se presentaron 413 relatos.
El primer premio de la categoría adulta fue para el relato “Todas las palabras” del escritor valenciano Isaac Belmar García. El texto llamó la atención del jurado por su originalidad. El segundo relato premiado de la modalidad, fue para el autor jienense Esteban Torres Sagra con su obra “Relato sindical”.
Por otro lado, en la categoría juvenil para escritores de entre 14 y 17 años, el primer premio fue para el tinerfeño Hugo Tesifón Hernández por su texto “Ángela”, un trabajo desenfadado de sorprendente final. El segundo premio fue para la joven asturiana Carla Hortal Quirós con un conmovedor relato titulado “No entiendo nada”.
Tanto el Ayuntamiento de El Sauzal, como los miembros del jurado, quisieron destacar la participación de este año y la calidad de los trabajos presentados. Todas las obras permanecerán colgadas en el blog que el Ayuntamiento ha creado al efecto: http://relatohiperbreve.blogspot.com.
RELATOS PREMIADOS: 
Primer Premio · Categoría Adulta · “TODAS LAS PALABRAS”
Autor: Isaac Belmar García · Pseudónimo: Jannes · Valencia
Quise recoger las palabras que me faltaban. ¿Qué otra cosa voy a hacer si escribo? En los bosques de bambú de Kyoto, ella dijo komorebi. «Es la luz entre los árboles, los haces del sol penetrando en el bosque. Ese momento es una palabra. ¿Cómo es que no la tenéis vosotros?».
Me encogí de hombros y sonreí, ¿qué iba a hacer? Jamás reconoceré que no
tengo todas las palabras y las necesito, por eso las busco.
«Pues te voy a enseñar aware».
—¿Qué es?
«La sensación agridulce de un momento de belleza trascendente, te das
cuenta de que es maravilloso, pero sabes que ya ha sucedido y se termina y eso te da la alegría y la tristeza que siempre tienen a la vez las mejores cosas».
Aware eras tú y aquel bosque con la luz entre los árboles, así que luego junto al mar yo te enseñé Mamihlapinatapei, porque me traje de Argentina esa mirada de dos personas que desean empezar algo y no se atreven. Te la escribí en la arena y cuando sonreíste la borré con la mano porque contigo sí me atreví.
He viajado recogiendo cada palabra, con la litost en los talones y ansiando
comprender wabi-sabi.
Y de todas las palabras, tras miles de kilómetros, recuerdo sobre todo Asa, tu nombre. Nacida al amanecer, maestra de palabras.

Segundo Premio · Categoría Adulta · “RELATO SINDICAL”
Autor: Esteban Torres Sagra · Pseudónimo: El sastrecillo valiente · Jaén
¡Eh, tú, niña! – le dijo aquel joven, vestido de verde, a Caperucita, cuando ya estaba a punto de entrar en la casa del Bosque de los Avellanos – soy del sindicato CSIF (Cuentos Seguros Infantiles – sector Fantásticos-) y hoy estamos visitando a los compañeros que trabajáis en las historias de los Hermanos Grimm, división de menores. Como sabrás, luchamos para superar situaciones de injusticia repetidas históricamente: madrastras que no respetan el convenio marco y humillan a los personajes, cerditos a los que obligan a trabajar como albañiles sin la especialización necesaria, lobos que se extralimitan en su cometido, cazadores que no fichan a tiempo y nunca están cuando el protagonista infantil los necesita, cestas de comida por encima del peso máximo autorizado –estas últimas te atañen directamente-, ogros que se llevan la mitad del presupuesto en dietas, brujas que llegan cansadas a los cuentos porque están pluriempleadas en política y usan venenos experimentales sin el visado de Sanidad, espejos mágicos que toman partido por los intereses de la monarquía… ¡en fin, nada nuevo que no conozcas!. Queremos un sindicato fuerte para presionar a los autores y que modifiquen los argumentos, que se nos garantice por ley una carrera profesional y que nadie trabaje más de doscientos años. Me llamo Pedro pero todo el mundo me conoce como Peter Pan. Estoy liberado en la sede central de Fantasía. Toma mi tarjeta por si necesitas algo. Piénsatelo pronto y fírmame ahí, ahí y ahí, ¡ah! y déjanos una cuenta bancaria para domiciliar las cuotas antes de entrar en la casa de tu abuela, que me conozco el cuento.

TERCER PREMIO EN LAS JUSTAS POÉTICAS DE LOSCOS 2019


MEMORIA ÍNTIMA    Pseudónimo: FRAY ESCOBA



¿Qué fuente llena mi aljibe,
sin alarde, sin medida?

¿Dónde brota y dónde vive
la devoción aludida
a la que soy tan proclive?
¿Acaso nace en su sueño
por urgir necesidades
cuando lleva con empeño
la comida a las ciudades
en la entraña de un barreño?
 
¿O es quizás la garantía
de su espíritu admirable,
o el amor, o la energía
que transmite el Venerable
con sus obras cada día
el motor de mi esperanza?
Él inclina mi balanza
y me obnubila en el templo
cuando convierte su ejemplo
en vigorosa enseñanza.

O cuando expuso el dilema
al ungirle unción extrema:
"Ya me voy con el Señor,
pero acabaré mi poema
cuando cante el ruiseñor,
pájaro de primavera,
y ponga fin a la espera
concebida con la gana,
mañana por la mañana,
de regresar a Su vera".

Desde Loscos a Valencia
es grande su nombradía
y se admira su gran herencia
por gentes de gran valía
y por hombres sin influencia.


Merece la pena el viaje
hasta el quicio de su casa.
Yo he cumplido el homenaje
al ilustre personaje
que entre pucheros arrasa
y representa el linaje
de los cristianos antiguos,
el único maridaje
sin postulados ambiguos
entre oración y potaje,
pues no hay soldado más probo,
ni voluntad más de alambre
sobre la piel de este globo,
que repartir el adobo
para acabar con el hambre.



sábado, 23 de marzo de 2019

RECOGIDA DEL PREMIO "FERNANDO CALVO"




SILENCIOS SONOROS.             

Las voces provienen de gritos apagados
-ascuas de una lumbre encendida en otro tiempo-
y hay silencios que refrescan las terrazas con su grifo.

Se suceden los metales de sus hijos y las ruecas:
sus hijos se encaraman en artilugios velocípedos
que equilibran el tedio con las horas de la siesta;
las ruecas sobreponen hilaturas nostálgicas
a la mugre que esparce su aritmética de siglos.

Se alternan dinteles y escayolas con estucos; 
techos altos, donde anida el numen, 
con portales que beben del barroco
y velan por el honor de su excelencia
a pesar de la decoración minimalista.

A la humedad se le dibujan arbotantes egregios
sobre el rodapié, fiscal de la escalera,
y sólo una cucaracha, cruzando al fondo del pasillo,
le da al recibidor un toque irreverente de prosodia. 

La estancia no llega a ser palacio por muy poco
pero sientes el privilegio de las lámparas regias
y los angelotes que decoran las repisas 
queriéndote contar algún secreto.

¡Ah! y hay un aire de gélidas venganzas
en el hedor mundano de las cañerías,
como queriendo recordar episodios vulgares
e impregnar su odio en el cliente más obsceno
por hechos que sucedieron -o sucederían-
cuando los antiguos dueños aún ostentaban
el orgullo de una estirpe sin memoria.
 
 


 

jueves, 14 de marzo de 2019

PREMIO DE POESÍA EN ALCÁZAR DE SAN JUAN



PRIMER PREMIO A MI POEMA
 "PROBLEMAS PERMANENTES CON EL VADO"


Lo nuestro no podía durar
más de lo que dura un espejismo:
tu amor no tenía vado permanente
y yo no quise seguir en doble fila, 
acumulando multas al desaire,
debajo de tu falda por más tiempo.

Te seducían las estrofas conceptistas
y constreñir las ideas hasta la hipérbole;
mientras, Góngora obnubilaba mis sentidos
con sus palabras sonoras, baluartes del barroco,
gustándose al reescribir lo que se siente 
cuando una piedra rompe al ser lanzada 
el diáfano cristal de un sentimiento.

Tú amabas los solos de trompeta,
notas indómitas, el jazz que improvisa
siempre en el alma un algo frívolo y eterno, 
un matiz inapreciable,
un gemido de saxo con su dolor inverosímil,
un do de trompeta que barrita
con la fuerza de cien elefantes amaestrados
y luego se desvanece en un instante, 
y solo deja trazas de su breve magisterio
en los oídos más adictos y sensibles;
yo, en cambio, soñaba eternidades filarmónicas,
los movimientos a compás de cien violines,
clarinetes, trompas, oboes, contrabajos…
al escuchar música de orquesta, 
en una coreografía exacta en su conjunto, 
con perfección acústica, casi matemática.

Yo era de Wagner. Tú de Verdi.

No podías vivir sin microondas
y a mí me extasiaban los pucheros. 
  
Querías disfrutar a toda prisa
tu loca juventud de rascacielos
en ciento cuarenta caracteres por minuto,
abrir nuestras intimidades en las redes
a una caterva de anónimos amigos
-imaginarios casi todos-
como si el amor fuese una tienda de modelos
que necesitara escaparates;
en tanto, yo me inventaba alguna excusa
para escribir tratados de paciencia
observando la cúpula del tiempo
bajo la vieja catenaria de una encina,
en mi olivetti desfasada,
con una taza de ti al alcance de mi mano 
como único argumento.

Yo soy de películas antiguas
en la que los galanes se insinúan 
en las fiestas a las damas elegantes.
Tú no soportas nada de otro siglo:
sólo te atraen los muertos que reviven
y los vampiros con ropa Calvin Klane
persiguiendo a jovencitas malhabladas
por un campus futurista y desolado.

Mis discos de vinilo te provocan ictericia.
Amancio Prada te suena a marca de vaqueros.
Para que no vomites oyendo a Mocedades
necesitas tomarte un par de biodraminas.

Mientras yo degusto, en copa mágnum,
un coñac con más años que tus trenzas,
un gran reserva indescriptible
o un güisqui con más solera que tu olvido;
tú, con su sal correspondiente y sus limones,
sin apenas paladear las bocanadas,
te bebes los chupitos de tequila
solo para sentir lo más rápido posible
el alcohol incendiando tus latidos.

Lo nuestro no podía durar
más de lo que dura un epitafio:
tu amor no tenía seguro de accidentes
y yo quise sofocar mis hemorragias
cosiéndome a solas las heridas,
esos roces que causaste en mi pintura
-mientras estaba aparcado en doble fila- 
porque no tenías vado permanente.