EL SALVADOR

EL SALVADOR
Plaza Vázquez de Molina

miércoles, 21 de junio de 2017

PRIMER PREMIO DE POESÍA EN TARIFA


ESTEBAN TORRES SAGRA Y JUAN EMILIO RÍOS VERA SE HACEN CON EL XXIV PREMIO de “Poesía LUZ“  

El certamen anual tarifeño ha conseguido la mayor participación de su ya larga historia con un total de 163 poemas presentados 

El jurado de la vigésimo cuarta edición del Premio de Poesía Luz convocado por la delegación de Cultura del Ayuntamiento de Tarifa dio a conocer su decisión después de un proceso largo de lectura atenta y selección. 

El campogibraltareño, investigador y escritor, Juan Emilio Ríos Vera, ha conseguido el segundo premio del certamen lírico, mientras que el escritor jienense Esteban Torres Sagra se ha hecho con el primer puesto de la convocatoria anual. “Mis hijos bastardos” es el nombre de la composición de Ríos Vera, así como “Al lado de la mugre” es el título del poema ganador.  
En esta edición, además, se ha conseguido superar la participación. La organización habla de récord para este premio que ha permanecido incansable a los azotes que la creación lírica ha ido recibiendo a lo largo de la historia literaria de nuestro país. Superviviente, el Poesía Luz de Tarifa se ha convertido en todo un referente y así se demuestra con los 163 poemas reunidos este año. La calidad literaria de los mismos es una cualidad destacada por el jurado, compuesto, en esta edición, por expertos como Francisco Molina, Mariluz Terán y Pepa Ruiz. Los tres componentes, seleccionados previamente por Cultura en base a sus currículos, han dedicado varios encuentros y muchas horas hasta llegar a la deliberación final. 
Curiosamente los autores premiados cuentan con una trayectoria de reconocimiento literario. En el caso del algecireño, Juan Emilio Ríos, éste ya obtuvo el Poesía Luz en el año 99 y cuenta con otros premios de proyección como el de Iniciativas Culturales de la UCA, en el año 2000. Además, en el año 2013 ha sido reconocido con el Escudo de Oro de la Unión nacional de Escritores de España. Ríos Vera es además presidente del Ateneo José Román y presidente de la sección VI del Instituto de Estudios Campogibraltareño. Es licenciado en Filología Hispánica y es una “pluma” prolífica con un reconocido prestigio. 
El caso del ganador, Esteban Torres Sagra, es muy similar porque cuenta con más de una treintena de premios en certámenes con un rango abierto entre la narrativa del relato corto y la lírica. Además cuenta con publicaciones literarias, siendo su último libro el del año 2014. Es funcionario de carrera y ejerce sus funciones en el Servicio Público de Empleo Estatal de Úbeda. 
Ahora se espera a conocer la fecha exacta en la que se entregarán los galardones, algo que anunciará la concejalía de Cultura próximamente.


AL LADO DE LA MUGRE.

Debajo de mi cama hay aspavientos al lado de la mugre,
una biblioteca elemental para virus y bacterias
clasificada por enfermedades en pañuelos usados,
preservativos viejos llenos de canicas,
aretes perdidos cuyas dueñas legítimas nunca los reclaman
para no delatarse ante sus novios,
ratones con apellidos ilustres que premian a los niños desdentados
y un reformatorio moldeado en plastilina
para las pelusas grises abandonadas a su suerte.

Sobre mi cama el mar sacrifica sus espumas,
guadañas de cartón amenazan a la chica del poster
y un búho de porcelana marca los límites de cada atrevimiento,
como si fuese posible su control o su renuncia,
como si alguien fuera a arrepentirse demasiado pronto de sus actos
o en este ámbito tuviese jurisdicción la penitencia.

Bajo mi cama los insectos se organizan en siglas sindicales,
beben polenta los monstruos que salen de la fantasía en los minutos basura
y evoluciona a bella durmiente, aunque fue cortesana en otra vida,
una amiga que tuve, que fue reina de corazones en una baraja francesa
-bueno ella no, sólo su fotografía-.

Sobre mi cama una escuadrilla de alcotanes
esperan pacientes en los acantilados de los escotes,
se asoman varias veces y me transmiten su vértigo;               
comics aburridos sirven de limpiafondos a mi somnoliencia
y una nana disidente es la canción del verano en los cuarenta principales.

Bajo mi cama roncan los normandos invisibles en pagodas de laca,
hay castings semanales para convertirse en patuco
entre objetos de las más diversas índoles,
intestinos revueltos con  poemas - que en el fondo son lo mismo -,
y un orinal les sirve de escenario a los ácaros morenos
que quieren trabajar como vigilantes de la playa.

Sobre mi cama el musgo redondea las esquinas con sus caricias sordas,
crecen margas oscuras con forma de marsupiales
donde se esconden los mitos y las fichas de parchís que se perdieron,  
y un velero hecho con pijamas viejos
surca los océanos de mi duermevela
con su lona aerodinámica y su ancla de botones.

Bajo mi cama aspersores confitan el alma de los duendes,
trafican con uñas muertas los contrabandistas microscópicos
y proyectan las mariposas, que arden peligrosamente,
sombras chinescas sobre una pantalla de camisetas procaces.

Sobre mi cama el mundo orbita como un títere,
restos orgánicos martirizan los muslos de las hadas desnudas
y un helor de mala sangre recorre las pupilas de las yeguas sigilosas

que vienen a beber en mi silencio.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario